• Home
  • Acusan a cuatro policías involucrados en el caso de Breonna Taylor

Acusan a cuatro policías involucrados en el caso de Breonna Taylor


(CNN) — Cuatro policías actuales y antiguos de Louisville implicados en la redada letal en la casa de Breonna Taylor, incluyendo a los detectives que trabajaron en la orden de cateo y el exagente acusado de disparar a ciegas en su casa, fueron acusados de violación de los derechos civiles y de otros cargos, dijo el jueves el secretario de Justicia, Merrick Garland.


Se trata de los primeros cargos federales presentados contra alguno de los agentes implicados en la redada fallida. Además de los delitos contra los derechos civiles, las autoridades federales acusaron a los cuatro de conspiración ilegal, uso inconstitucional de la fuerza y obstrucción, dijo Garland.

La madre de Taylor, Tamika Palmer, dijo que ha esperado 874 días para que se presenten cargos federales y que ha vencido «todo lo que le han enviado para quebrarla». La muerte de su hija la ha llevado a un «lugar que ni siquiera podemos imaginar», dijo.

«Cada día ha sido el 13 de marzo para mí», dijo Palmer, refiriéndose al día en que Taylor murió a tiros en 2020.

El exdetective Joshua Jaynes, de 40 años, el detective Kelly Goodlett y el sargento Kyle Meany, de 35 años, fueron acusados de presentar una declaración jurada falsa para registrar la casa de Taylor antes de la redada del Departamento de Policía Metropolitana de Louisville, y luego de trabajar juntos para crear una «historia falsa de encubrimiento en un intento de escapar de la responsabilidad por sus roles en la preparación de la declaración jurada de la orden que contenía información falsa», según los documentos judiciales.

Se afirma que el exdetective Brett Hankison «utilizó intencionadamente una fuerza inconstitucionalmente excesiva… cuando disparó su arma de servicio en el departamento de Taylor a través de una ventana cubierta y una puerta de cristal cubierta». Se le acusa de privar a Taylor y a un invitado en su casa «de sus derechos constitucionales al disparar a través de una ventana del dormitorio que estaba cubierta con persianas y una cortina opaca», dijo el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El hombre de 46 años también se enfrenta a cargos por privar a tres vecinos de Taylor de sus derechos constitucionales, ya que, según la acusación, las balas que disparó atravesaron una pared de la casa de Taylor y entraron en un departamento adyacente.

Jaynes y Meany están acusados de privar deliberadamente a Taylor de sus derechos constitucionales al redactar y aprobar una declaración jurada falsa para obtener una orden de cateo, a sabiendas de que «la declaración jurada contenía afirmaciones falsas y engañosas, omitía hechos materiales, se basaba en información obsoleta y no estaba respaldada por una causa probable», según el comunicado del Departamento de Justicia. Ambos hombres «sabían que la ejecución de la orden de cateo sería llevada a cabo por agentes armados del departamento de policía, y que podría crear una situación peligrosa tanto para esos agentes como para cualquiera que se encontrara en la casa de Taylor», dice el comunicado.

Goodlett conspiró con Jaynes y Meany para «falsificar la orden de cateo de la casa de Taylor y para encubrir sus acciones posteriormente», dice el comunicado.

Jaynes y otro detective trataron de encubrir sus acciones redactando una carta de investigación falsa y haciendo declaraciones falsas a los investigadores, según el comunicado. Jaynes falsificó un informe con la esperanza de impedir una investigación criminal sobre la muerte de Taylor; Meany también hizo declaraciones falsas, según la declaración.

Goodlett y Jaynes se reunieron en un garaje semanas después de la redada fallida y conspiraron para transmitir información falsa a los investigadores, alegó el secretario de Justicia.

«Alegamos que se violaron los derechos de la cuarta enmienda de la Sra. Taylor cuando los acusados Joshua Jaynes, Kyle Meany y Kelly Goodlett solicitaron una orden de cateo de la casa de la Sra. Taylor sabiendo que los agentes carecían de causa probable para el registro», dijo Garland.

La declaración jurada afirmaba falsamente que los agentes habían verificado que el objetivo de su investigación sobre tráfico de drogas había recibido paquetes en la dirección de Taylor, pero Jaynes y Goodlett sabían que eso no era cierto, dijo Garland.

Jaynes, que apareció en videollamada desde un centro de detención vistiendo pantalones cortos y una camisa polo, se declaró inocente. Los fiscales no solicitan que sea detenido a la espera del juicio, pero piden que se le prohíba contactar con posibles testigos o acusados en el caso.

Breonna Taylor

Breonna Taylor era una tecnica de urgencias antes de morir a tiros en su casa a los 26 años.

Hankison, que efectuó 10 disparos en la casa de Taylor y fue absuelto de los cargos estatales de puesta en peligro deliberada a principios de este año, fue acusado de dos cargos federales de privación de derechos bajo pretensión de amparo de la ley. El abogado de Hankison no quiso hacer comentarios. Solo Hankison fue acusado a nivel estatal.

Los agentes que ejecutaron la orden de cateo no participaron en la redacción de la misma y no sabían que contenía información falsa, dijo el secretario de Justicia.

«Compartimos, pero no podemos imaginar del todo el dolor que sienten los seres queridos de Breonna Taylor y todos los afectados por los acontecimientos del 13 de marzo de 2020», dijo Garland. «Breonna Taylor debería estar viva hoy».

Según el Departamento de Justicia, una condena por el cargo de violación intencionada de los derechos de una persona conlleva una pena máxima de cadena perpetua cuando la violación conduce a la muerte. Una condena por obstrucción conlleva una pena máxima de 20 años, y los cargos de conspiración y declaración falsa conllevan cada uno de ellos penas máximas de cinco años, según el departamento.

Abogado: «Un gran paso hacia la justicia”

El abogado de derechos civiles Ben Crump, que representa a la familia de Taylor, celebró los cargos, así como la «dura lucha» llevada a cabo por la familia de Taylor, abogados, defensores y miembros de la comunidad. En 2020, Crump y su equipo consiguieron un acuerdo por el que se pagó a la familia de Taylor US$ 12 millones y se llevaron a cabo amplias reformas policiales, como el uso de trabajadores sociales para proporcionar apoyo en determinadas carreras policiales y el requisito de que los mandos revisen y aprueben las órdenes de cateo antes de solicitar la aprobación judicial.

«Hoy ha sido un paso enorme hacia la justicia. Estamos agradecidos por la diligencia y la dedicación del FBI y del Departamento de Justicia al investigar lo que condujo al homicidio de Breonna y lo que ocurrió después. La justicia que Breonna ha recibido hoy no habría sido posible sin los esfuerzos del secretario de Justicia Merrick Garland o de la Fiscal General Auxiliar para Derechos Civiles, Kristen Clarke», dijo Crump en un comunicado. «Esperamos que este anuncio de declaración de culpabilidad envíe un mensaje a todos los demás agentes implicados de que es hora de dejar de encubrir y de aceptar la responsabilidad por su papel en la causa de la muerte de una joven negra inocente y hermosa».

Clarke dijo en un comunicado: «Desde la fundación de nuestra nación, la Carta de Derechos de la Constitución de Estados Unidos ha garantizado que todas las personas tienen derecho a estar seguras en sus hogares, libres de órdenes judiciales falsas, registros irrazonables y el uso de fuerza injustificable y excesiva por parte de la policía. Estas acusaciones reflejan el compromiso del Departamento de Justicia de preservar la integridad del sistema de justicia penal y de proteger los derechos constitucionales de todos los estadounidenses».

En enero de 2021, el Departamento de Policía despidió a Jaynes y a su colega Myles Cosgrove. Cosgrove fue despedido por su uso de la fuerza letal al descargar 16 disparos en la casa de Taylor y por no activar su cámara corporal, según una copia de su carta de despido.

Jaynes fue despedido por «no rellenar el formulario del Plan de Operaciones de Búsqueda» y por no haber verificado que el anterior novio de Taylor, Jamarcus Glover, había estado recibiendo paquetes en la casa de Taylor, según la carta de despido.

Tras su despido, el abogado de Jaynes, Thomas Clay, dijo que la medida no era inesperada y prometió luchar para que su cliente fuera reincorporado a su puesto.

«Nuestra posición es que no hizo nada malo en ninguna de las actividades relacionadas con este registro», dijo Clay a CNN en enero de 2021.

Cosgrove hizo el disparo que mató a Taylor, según dijo el fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, quien añadió que el disparo estaba justificado porque el novio de Taylor disparó primero a los agentes. Kenneth Walker II, el novio de Taylor, ha dicho en repetidas ocasiones que pensó que los agentes eran intrusos y disparó un tiro cuando derribaron la puerta.

Lonita Baker, coasesora de Crump, señaló a Cameron tras el anuncio de Garland el jueves, diciendo que el fiscal general «no tiene derecho a ocupar ningún cargo político» en representación de Kentucky.
«El gobierno federal tuvo las agallas de hacer lo que Daniel Cameron no hizo», dijo.

Una junta de revisión confirmó el despido de Cosgrove el año pasado, y Jaynes perdió una apelación similar ante la junta en junio, según WDRB, afiliada de CNN.

El sindicato de la policía de Louisville dijo en ese momento que los despidos eran «injustificados».

«Ciertamente no hay evidencia en este caso de que las políticas y procedimientos del LMPD fueron violados hasta el punto de justificar el despido», dijo la Orden Fraternal de la Policía de River City en un comunicado. «La jefa interina (Yvette) Gentry no solo tomó la decisión equivocada, sino que también envió un mensaje amenazante a todos los oficiales jurados del Departamento de Policía Metropolitana de Louisville».

Taylor, una técnica de urgencias de 26 años, murió a tiros en su departamento durante una redada de entrada forzada ilegal en la madrugada del 13 de marzo de 2020. Su muerte, junto con la de otras personas negras a manos de las fuerzas del orden, entre ellas George Floyd en Minnesota y Ahmaud Arbery en Georgia, desencadenó un verano de protestas en las que se pedía una reforma policial.

Ningún agente que participó en la redada ha sido acusado por el homicidio de Taylor.

Los fiscales estatales solo acusaron a Hankison en relación con el tiroteo. El LMPD despidió a Hankison en junio de 2020, y en septiembre de 2020, un jurado investigador acusó a Hankison de tres cargos de delito de puesta en peligro deliberada por disparar a ciegas 10 tiros en la casa de Taylor.

Un jurado absolvió a Hankison de todos los cargos en marzo.

— Amir Vera y Michelle Watson de CNN contribuyeron con este reportaje.



Source link

Leave A Comment