• Home
  • Advirtió a otras mujeres sobre su ex en TikTok y recibió una orden legal

Advirtió a otras mujeres sobre su ex en TikTok y recibió una orden legal


Nueva York (CNN Business) —  Meses después de que Crystal se enterara de que su novio había estado saliendo a escondidas con al menos otras dos personas, comenzó a advertir a las mujeres en TikTok que tuvieran cuidado de salir con él.

«Quería que todo el mundo … viera la cara de este hombre. Tengan cuidado con él, es un manipulador, es un abusador psicológico. Es un estafador», dijo Crystal, de 38 años, en un video, en el que explicaba haber descubierto los nombres de las otras mujeres en los distintos servicios de streaming que él utilizaba. En otra publicación, dijo: «Nos dijo a todos que no se acostaba con nadie más. Mhmm. Varias veces».

Crystal, una peluquera con sede en Nueva York, publicó sobre su ex, al que conoció a través de Hinge, en TikTok más de una docena de veces desde finales de 2021. Su publicación más importante ha conseguido más de 2 millones de visitas y otras han recibido decenas o cientos de miles de visitas.

Ella es una de las muchas personas que aprovechan las plataformas en línea para buscar o compartir información sobre hombres específicos y sus comportamientos cuestionables. Los servicios que utilizan van desde perfiles públicos de TikTok hasta grupos privados de Facebook y WhatsApp, algunos de los cuales tienen decenas de miles de miembros. El objetivo: advertir y proteger a otras personas que puedan encontrarse con esos hombres en las aplicaciones de citas.

Si bien las mujeres no son las únicas que utilizan los foros en línea para publicar sobre las personas con las que conectan en las aplicaciones de citas, un estudio del Pew Research Center descubrió que las mujeres jóvenes son mucho más propensas que sus homólogos masculinos a informar de amenazas a su seguridad cuando tienen citas en línea, ya sea por recibir comunicaciones no deseadas o imágenes sexuales no solicitadas, o por ser reprendidas.

Mientras que algunas optan por compartir sus experiencias con determinados hombres en foros privados con la esperanza de crear un espacio seguro para las mujeres en Internet, otras hacen públicas sus historias en TikTok.

Algunos de estos esfuerzos se ven impulsados por el entorno político, incluida la cruda nueva realidad a la que se enfrentan las mujeres tras la revocación de Roe vs. Wade.

Sus esfuerzos, si bien no están exentos de fallas y de cierta controversia, se basan en una serie de intentos de más de una década para que los hombres acusados de maltrato a las mujeres rindan cuentas utilizando herramientas digitales, como publicaciones en las redes sociales, documentos compartidos en Google y una aplicación para realizar críticas anónimas. A principios de este año, #WestElmCaleb puso de manifiesto el poder de las mujeres que comparten información sobre una mala cita en TikTok. El hashtag se originó después de que una mujer publicara sobre un empleado veinteañero de la tienda minorista West Elm que aparentemente había mostrado un mal comportamiento en las citas, como el llamado “ghosting”, lo que llevó a acusaciones de que había estado mintiendo a numerosas mujeres en la ciudad de Nueva York. Esto inspiró una conversación sobre si merecía tal atención, tanto en TikTok como en el ciclo de noticias resultante. El fenómeno se convirtió en una prueba para algunos sobre las formas en que las mujeres pueden dar a conocer las malas citas.

Las historias de las mujeres en los grupos en línea abarcan toda la gama, desde el “ghosting” y el engaño, hasta el llamado «stealthing» (el acto de quitarse el condón sin consentimiento durante el sexo), y los comentarios misóginos que uno podría esperar en ciertos rincones de Internet, pero no necesariamente de una nueva conexión hecha a través de una aplicación de citas. En sus relatos, proporcionan distintos niveles de detalles personales sobre las personas implicadas, como nombres de pila, edades, capturas de pantalla de perfiles de aplicaciones de citas y otra información.

Pero las mujeres que intentan proteger a otras mujeres de esta manera también se exponen a reacciones negativas, incluyendo riesgos legales, incluso si no identifican completamente al hombre. En uno de los TikToks más recientes de Crystal sobre el tema, comienza: «Hoy recibí en mi bandeja de entrada una orden de cese sobre mis TikToks». Una copia del documento vista por CNN Business pide a Crystal que se abstenga de «más conductas difamatorias en las redes sociales» de su ex, incluyendo publicaciones sobre mensajes directos «con la intención de causar daño a la reputación» o videos de él.

La aparente amenaza legal que recibió Crystal, que proviene de una abogada del área de San Diego que dijo representar a su ex, se produjo en el contexto del juicio por difamación entre Johnny Depp y Amber Heard. El caso atrajo una atención significativa en parte porque una mujer estaba siendo responsabilizada legalmente por una acusación pública sobre una relación íntima. Se centró en un artículo de opinión publicado en el diario The Washington Post de 2018 en el que Heard describió ser una víctima de abuso doméstico, pero no nombró a Depp en el artículo. (Un jurado encontró tanto a Depp como a Heard responsables de difamación, pero otorgó más dinero en daños a Depp en una victoria para el actor). Siguiendo el ejemplo de Depp, Marilyn Manson, el músico que también es amigo del actor, presentó en marzo una demanda por difamación contra su ex, la actriz Evan Rachel Wood, cuyas denuncias de abuso sexual y violencia de pareja fueron objeto del reciente documental de HBO «Phoenix Rising». La demanda está en curso.

violencia pareja redes tiktok

El juicio entre Johnny Depp y Amber Heard se volvió viral en las redes sociales, en parte porque Heard estaba siendo responsabilizada legalmente por las acusaciones públicas de violencia en la pareja.

Algunas mujeres ven estos casos como una advertencia sobre cómo los hombres pueden tratar de acallar el discurso de las mujeres sobre la naturaleza de los encuentros íntimos que creen que es falso y perjudicial. Las mujeres que hablaron con CNN Business sobre sus malas citas en Internet, cuyos apellidos se mantienen en secreto para proteger la privacidad de las partes implicadas, recordaron comentarios anónimos en respuesta a sus publicaciones en los que las amenazaban con emprender acciones legales. También ha habido al menos una demanda, en el caso de un periodista que inició una lista, ahora famosa, de supuestos hombres malos en la industria de los medios de comunicación.

Aunque Crystal no utilizó el nombre completo de su ex, los expertos legales dicen que este tipo de publicaciones conlleva riesgos, como se puso de manifiesto en el juicio por difamación entre Depp y Heard.

«Incluso cuando se trata de declaraciones literalmente verdaderas, el hecho de que un hombre pueda decir: ‘La gente va a sacar conclusiones sobre esto…’, es increíblemente escalofriante», dijo Mary Anne Franks, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Miami.

¿Qué lección deja el juicio de Depp-Heard sobre las parejas y la violencia? 1:02

El veredicto de Depp-Heard, dijo Franks, «realmente parece estar enviando un mensaje a las mujeres de que simplemente no se les permite hablar sobre el abuso en cualquier lugar, en cualquier forma, si los nombran o no los nombran, si son específicos o no específicos, no importa».

Crystal, sin embargo, dijo a CNN Business que no cree que se haya excedido: «Este es el comienzo del movimiento y estoy muy contenta de estar en la vanguardia».

En busca de un espacio seguro para las mujeres en Internet

Durante años, las mujeres han tratado de encontrar formas de crear “redes de susurros” habilitadas por la tecnología que pudieran servir para proteger a otras mujeres de las malas experiencias con los hombres con los que se habían encontrado, con un éxito desigual.

En otoño de 2017, con el magnate de Hollywood caído en desgracia Harvey Weinstein en el punto de mira, la escritora Moira Donegan inició una hoja de cálculo de Google dedicada a hacer precisamente eso entre algunos hombres de los medios de comunicación. Se llamaba «Lista de hombres de m****a de los medios», y permitía a las mujeres publicar anónimamente los nombres de los hombres y sus supuestas experiencias negativas con ellos.

Incluía acusaciones de mala conducta que iban desde las más específicas como «acusaciones de violación» y «golpear a las mujeres, quitarse el condón a escondidas durante el sexo» hasta descripciones más vagas como «acoso laboral».

Aunque su intención era pasar desapercibida, rápidamente se desbordó su propósito original y Donegan retiró el documento al cabo de 12 horas. «Al principio, solo quería crear un lugar para que las mujeres compartieran sus historias de acoso y agresión sin ser innecesariamente desacreditadas o juzgadas», escribió Donegan en 2018. Uno de los hombres que figuran en la hoja, el autor Stephen Elliott, está demandando a Donegan, ahora escritora en The Guardian que cubre temas de género y política, por difamación. En una presentación judicial del 1 de julio, las partes indicaron su intención de llegar a un acuerdo; se ha programado una audiencia sobre el asunto para este otoño. El abogado de Elliott no contestó inmediatamente una solicitud de comentarios.

La abogada Roberta Kaplan representa a Donegan en su caso. Kaplan es la cofundadora de Time’s Up, la organización que surgió del movimiento «Me Too», pero renunció al grupo en agosto de 2021 por sus vínculos con el exgobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Kaplan no respondió a una solicitud de comentarios. Según los documentos judiciales, Donegan solicitó protección en virtud de la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones (a menudo referida como un escudo de responsabilidad para las plataformas tecnológicas), alegando que no puede ser considerada responsable del contenido supuestamente difamatorio ya que no solicitó las declaraciones supuestamente falsas ni creó el contenido en cuestión.

Años antes, Alexandra Chong lanzó una aplicación llamada Lulu, en la que las mujeres podían calificar y criticar anónimamente a los hombres. Para sorpresa de pocos fue una cuestión controvertida; un artículo en New York Magazine’s The Cut de 2013 detalló la indignación en Reddit sobre la aplicación. Lulu fue adquirida en 2016 por Badoo (ahora parte de Bumble) y básicamente cerró. Chong no respondió a una solicitud de entrevista.

Ahora, esta misión sigue viva a través de las redes sociales, tanto públicas como privadas. En estos grupos, las mujeres buscan apoyo después de experiencias dolorosas, advierten a otras de comportamientos depredadores y piden consejos sobre todo, desde lugares seguros para una primera cita hasta consejos sobre cómo hablar con alguien en una aplicación de citas.

Tiktok

Crystal, una peluquera de Nueva York, ha publicado en TikTok más de una docena de veces desde finales de 2021 sobre su ex, al que conoció a través de Hinge. Su publicación más importante ha recibido más de 2 millones de visitas.

Estos grupos pueden tener consecuencias no deseadas, como que otros miembros del grupo tomen cartas en el asunto para localizar a una persona y enviarle mensajes o que los hombres pierdan privacidad cuando se publiquen de forma proactiva, ya que las mujeres buscan asegurarse de que estarán a salvo si tienen una cita con ellos. Aun así, algunos expertos en seguridad en línea afirman que los grupos pueden actuar como una medida provisional para cuando las aplicaciones de citas, que todavía tienen dificultades para abordar el acoso y otros comportamientos problemáticos, como la creación de múltiples perfiles con nombres diferentes, no consiguen mantener la seguridad de las mujeres y otros grupos marginados.

«Se ven muchas fechorías en línea que atormentan y explotan la privacidad de las mujeres, las niñas y las minorías… [y sin embargo] nos molestamos cuando la gente utiliza herramientas en línea para protegerse», dijo Danielle Citron, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Virginia y directora del Centro LawTech. «No digo que esta sea la forma de hacerlo… pero cuando no tienes otra alternativa, cuando no hay rendición de cuentas, la gente toma medidas de protección en sus propias manos».

En general, las aplicaciones de citas son conocidas por no controlar ni investigar adecuadamente a quienes se inscriben para utilizar sus servicios. Requieren poca información para crear un perfil, lo que dificulta la preselección de las cuentas antes de que puedan empezar a conectar con otros. Aunque algunos han introducido diversas medidas para acabar con los malos actores, la mayor parte de la moderación de contenidos se produce después de la creación de las cuentas y se basa, al menos en parte, en los informes de los usuarios. (Garbo, un proveedor de comprobación de antecedentes sin ánimo de lucro de reciente creación, que recibió financiación de Match Group, está intentando cambiar esta situación. Reconociendo la tendencia de los TikTokers a compartir detalles de sus malas citas, la cuenta corporativa de TikTok de Garbo volvió a compartir una publicación y comentó: «Esta es exactamente la razón por la que existimos»).

En algunos casos, las mujeres pueden preferir advertir directamente a otras mujeres sobre experiencias violentas con hombres en lugar de alertar a las fuerzas del orden, debido a las bajas tasas de detención y condena.

tiktok novio

Hay una tendencia creciente de mujeres que utilizan foros públicos y privados en línea para advertir a otras sobre malas citas y compartir apoyo.

Paola, que pidió que no se revelara su apellido por razones de privacidad y seguridad, dijo que se vio motivada a crear foros privados en línea para ayudar a facilitar este tipo de intercambio de información sobre experiencias de citas entre mujeres. Algunos de estos grupos cuentan con miles o decenas de miles de mujeres como miembros. Debido a la naturaleza de las aplicaciones de citas, dijo, la gente «puede fácilmente salirse con la suya… hiriendo a las chicas, engañando, mintiendo y todas esas cosas».

«Es muy necesario, algo para prevenir eso», dijo. Pero a medida que más y más mujeres se unen a sus grupos, algunos hombres se han enterado de que han sido objeto de algunas de sus publicaciones. . Entonces llegan las peticiones de bajar la publicación y las amenazas legales, dirigidas tanto a los miembros como a los propios grupos.

Riesgos para las mujeres por publicar, y no publicar

En mayo, una mujer llamada Eden publicó en TikTok sobre un hombre con el que había salido su amiga. Luego de dejar a su amiga sin explicación, y después de una conversación de texto sobre el estado de su relación, el hombre habría enviado a la amiga de Eden un video en el que le compraba a otra mujer un bagel y la píldora anticonceptiva de emergencia, Plan B. En el video no aparecían las caras de ninguno de los dos.

«Chica, no sé quién eres en este video, pero corre», dijo Eden en el TikTok, que tiene unas 70.000 visitas, señalando que no solo habían grabado a la mujer en el video, sino que el hombre lo envió a otras mujeres con las que se había acostado recientemente.

Eden aclaró en una publicación posterior que nunca pretendió «evidenciar» al hombre, sino que quería advertir a otras personas con la información suficiente para que se dieran cuenta de quién era si ya estaban interactuando con él. Este es a menudo el enfoque que adoptan estas redes de susurros en línea: compartir información (rango de edad, vecindario, sector laboral) con la que alguien que conoce a la persona podría identificarla, pero otros no.

Aun así, alguien que dice ser el hombre en cuestión comentó en el TikTok de Eden, amenazando con acciones legales. «No me dejas otra opción que tomar brutales represalias legales», decía el comentario.

Algunas mujeres que han utilizado TikTok para dar a conocer sus malas experiencias en las citas dicen que se han enfrentado a amenazas legales.

Su amiga, que también habló con CNN Business sobre los TikToks, dijo que el hecho de que Eden publicara un post sobre su experiencia le proporcionó una «barrera protectora» contra las represalias, pero sintió que era importante hacer público el incidente. «Odiaba la idea de saber que [la mujer del video] no tenía ni idea de lo que ocurría entre bastidores ni de cómo trataba a otras personas», dijo.

«Los hombres pueden hacer cosas realmente m***das y tenemos que cuestionarnos: ‘¿Vale la pena hablar de ello?». dijo Eden a CNN Business. Dijo que es un ejemplo de cómo las mujeres a menudo deben sopesar el riesgo de las consecuencias legales, de reputación y otras potenciales, frente a las diversas razones por las que podrían querer compartir sus experiencias personales, incluso para ayudar a otras mujeres.

«Obviamente, va a haber una reacción violenta, casi garantizada», dijo Eden.

Crystal, la peluquera, dijo igualmente a CNN Business que la intención no era arruinar la vida de su ex, sino evitar que otras mujeres experimentaran lo que ella tuvo con la misma persona.

Dijo que se cuidó de no compartir demasiados detalles sobre su ex, como su nombre completo o dónde trabaja, pero sí la suficiente información como para sentir que está haciendo su parte para advertir a otras, lo que ve como la única solución real.

«Solo he dicho la verdad. No dejaré de decir la verdad», dijo Crystal en su TikTok sobre la orden de cese. Pero no ha publicado ningún video sobre su ex desde que reveló que había recibido la aparente amenaza legal hace más de un mes. Sin embargo, dijo a CNN Business que no tiene miedo ni dará el brazo a torcer. «La rendición de cuentas no es lineal», dijo. «Seguiré publicando a medida que me llegue la información».



Source link

Leave A Comment