• Home
  • Consejos para elegir el mejor atuendo para ir a la oficina

Consejos para elegir el mejor atuendo para ir a la oficina


(CNN) — Si la idea de jubilar tus cómodos pantalones deportivos y elegir un nuevo atuendo para salir de casa cada mañana te intimida, estás en buena compañía. Durante la mayor parte de la pandemia, he vivido con un par de pantalones de lana suave y elástica en los meses más fríos, y en verano cambié mi lealtad a un vestido de lino blanco que mi cuñado apodó «el vestido fantasma» (comparando su forma tan fluida y tan grande con la de una gran sábana con un agujero para mi cabeza).

Ahora, muchos de nosotros nos estamos adaptando a la vuelta a la oficina, una perspectiva que puede conllevar numerosos retos, pero quizá ninguno mayor que una preocupación inminente: ¿Qué ponerse?

Esta guía, con la aportación de cuatro expertos en moda, debería ayudarte a recuperar la mentalidad adecuada para arreglarte (o simplemente vestirte) para el trabajo.

Una advertencia: si tu energía a la hora de vestirte para ir al trabajo es similar a la de Julia Roberts interpretando a Erin Brockovich («Mientras tenga un trasero en lugar de dos, me pondré lo que quiera, si te parece»), no me necesitas a mí ni a esta guía, lo que necesitas es chocar esos cinco. ¡Sigue así!

Fuera de formalidades, sigue leyendo para todo lo que necesitas saber sobre cómo vestir para la oficina.

El truco verde: comprar en tu propio armario

Cuando entras en pánico por qué ponerte, es habitual resolverlo con una compra compulsiva. Pero como todos somos conscientes del impacto de nuestros hábitos de consumo en el planeta, considera esta alternativa sostenible: saca la mano de tus bolsillos y busca en tu armario.

«Es un primer paso», dice la estilista de Los Ángeles Cassandra Dittmer, que sugiere que primero averigües qué tienes, qué te gusta, qué necesita ser reparado y qué quieres dejar atrás. «Con suerte (descubrirás) algunas joyas ocultas».

«Al final del proceso, deberías sentir una conexión más profunda con tu armario, encontrar los huecos que necesitan ser llenados y darte una gran base para trabajar cada día al armar tus conjuntos con facilidad».

Lo hice el mes pasado y redescubrí un viejo par de pantalones que vuelvo a usar después de volver a teñirlos de negro. (Los pantalones de mezclilla, pantalones de vestir y suéteres negros desteñidos se benefician mucho de pasarlos por un ciclo de lavado con una cápsula de tinte para ropa, como la que fabrica Dylon).

«Compra ropa que te quede bien por la parte más ancha y adapta el resto hacia dentro». – Lauren Chan, modelo y fundadora de Henning

La modelo, activista de la inclusión de tallas y fundadora de Henning, Lauren Chan. Crédito: Melodie Jeng/Getty Images

Consejo extra: si vives en un país con estaciones cálidas y frías, guarda la ropa de verano cuando llegue el otoño. Te sorprenderá el aura de novedad que adquieren cuando las sacas de su retiro meses después.

Dittmer, que ha construido su negocio de estilismo en torno a los valores de la conciencia ecológica, sugiere ir más allá y canalizar la Cher Horowitz que llevas dentro (al estilo de la película «Clueless»): «Documenta tus estilos y toma fotos de los conjuntos que te gustan y con los que te sientes más segura. Una cómoda carpeta en tu teléfono te servirá de punto de referencia rápido y práctico cuando te apresures a hacer la maleta para un viaje de trabajo o te prepares por la mañana».

Lo básico: comodidad refinada

Hay una manera de vestirse cómodamente sin parecer desaliñado, y con la relajación de las normas por parte de muchos empresarios, es un buen momento para probar un estilo refinado pero informal.

Joanna Dai, que dejó su trabajo en el sector financiero para fundar su propia marca de moda, ha observado una tendencia a alejarse de las convenciones de la moda de oficina, como los trajes formales y las restrictivas faldas lápiz.

«En la nueva normalidad, las cosas se han vuelto más informales en la oficina», dice Dai, señalando que, a medida que las empresas reconocen la importancia del bienestar en el trabajo, muchas han adoptado códigos de vestimenta más relajados que permiten el uso de pantalones de mezclilla y calzado deportivo, o han eliminado por completo los códigos de vestimenta.

Adoptar un estilo más informal sin dejar de tener un aspecto profesional empieza por comprender la importancia de la calidad de los materiales, el ajuste y el color.

«Nunca subestimes el poder de un buen ajuste», dice Dittmer. «No estoy hablando de una sastrería cara, de Savile Row, pero asegurarse de que los pantalones tienen el corte más favorecedor puede suponer una gran mejora y hacer que sientas que realmente te ves bien combinado. La mayoría de las tintorerías ofrecen servicios de sastrería muy accesibles».

Lauren Chan, modelo y fundadora de la marca de moda Henning, está de acuerdo en que un buen sastre es importante y añade: «Un secreto: la ropa no está hecha para que te quede bien. Está hecha para adaptarse a una ‘complexión media’, que no es nadie. Compra ropa que se ajuste a tu parte más ancha (en mi caso, la cintura) y adapta el resto hacia dentro».

En cuanto a los materiales, la mayoría de los linos, aunque son bonitos, se arrugan con facilidad y no van a ser tus amigos durante una jornada de ocho horas en un trabajo de oficina. Por otro lado, el poliéster es bastante resistente a las arrugas, pero es un tejido sintético que es terrible para el planeta y no respira, con lo que corres el riesgo de tener antiestéticas manchas de sudor y una conciencia culpable. Busca que las etiquetas digan algodón orgánico y sostenible o tejidos nuevos con un alto porcentaje de materiales reciclados.

moda oficina

En el sentido de las agujas del reloj, de izquierda a derecha: pantalón blanco para hombre por cortesía de Arket; pantalón marrón para hombre por cortesía de Mr Porter; estilo callejero con blazer en capas por Getty Images; traje amarillo, Michael Kors, por Getty Images; jeans de pierna recta Frame por cortesía de Net-a-Porter; pantalón rojo, Gabriela Hearst, por Getty Images; estilo callejero “Slouchy” por Getty Images; falda midi por cortesía de Dai.

Dai pone mucho énfasis en lo que denomina materiales ecológicos «de alto rendimiento», como el micromodal (fabricado a partir de la celulosa de árboles naturales de haya en un proceso de circuito cerrado y neutro en carbono) o la poliamida reciclada (fabricada a partir de residuos plásticos como redes de pesca y alfombras). Muchas de las prendas de sus líneas están fabricadas con materiales elásticos, resistentes a las arrugas y lavables a máquina, que son ideales para quienes tienen una agenda muy apretada y no tienen tiempo de planchar o de ir a la tintorería con regularidad.

Oli Arnold, director de estilo del sitio de comercio electrónico de ropa masculina Mr Porter, sugiere optar por trajes sin forro. «Elige trajes y chaquetas sin forro y no muy armados, con un tejido transpirable», dice, «ya que te darán un aspecto elegante con un ajuste cómodo».

Y, aconseja, si quieres relajar aún más tu traje, no te molestes en ponerte una camisa formal. «Si puedes ir un poco más allá en tu lugar de trabajo, un polo de manga larga de lana de merino es un compañero perfecto, ya que rompe tu traje sin perder ese aspecto profesional». Además, la lana de merino regula la temperatura de forma natural.

Personalmente, también me encantan las chaquetas oversize y los trajes holgados, y ahora mismo hay muchas opciones a distintos precios. Marcas como Arket (otra marca escandinava del grupo H&M) ofrecen algunos trajes informales de gama media. Lleva la chaqueta siempre desabrochada y ponte una camiseta de algodón de buena calidad debajo. Acompáñalo con botas o zapatillas (la marca francesa Veja tiene buenas credenciales ecológicas y ofrece muchos estilos apropiados para la oficina).

moda oficina

El diseñador de moda Charlie Casely-Hayford con una camiseta de traje Casely-Hayford. Crédito: Kirstin Sinclair/Getty Images

Un consejo para los nuevos

Tanto si conseguiste un nuevo puesto como si es tu primer trabajo durante la pandemia, puede que te encuentres con que entras en tu oficina sin ninguna referencia previa de lo que la gente usaba en la oficina antes del covid.

En primer lugar, pregunta: es totalmente razonable que preguntes a tus compañeros o a tu jefe cuál es el ambiente y qué se espera que uses. Y si sigues sin estar seguro, recuerda este buen consejo de Arnold: «Sé tú mismo, vístete para la ocasión y asegúrate de sentirte cómodo. Si no te sientes cómodo con lo que llevas puesto, puede reflejarse en tu forma de presentarte y en tu productividad».

La regla de oro: crea tu propio uniforme y luego amplíalo

Establece algunas prendas básicas que puedan constituir la base de tu vestuario de trabajo. Un buen par de pantalones negros, una chaqueta americana y algunas camisas de calidad pueden ser muy útiles.

Basándose en su propio armario como ejemplo, Dai dijo: «Tengo un uniforme o una colección cápsula en mi armario. Tengo unos pantalones de tobillo estrecho que son ideales para ir al trabajo en bicicleta porque no se enganchan en la cadena. También tengo unos de pierna ancha para añadir esa diferencia en la semana… Y luego uno o dos buenos blazers».

moda oficina

La modelo Paloma Elsesser camina por la pasarela durante el desfile de Chloe 2022 con un vestido negro para todos los días. Crédito: Victor Virgile/Gamma-Rapho/Getty Images

Cada prenda de tu colección de básicos debe ser algo que puedas imaginar usando varias veces en una semana, y debes ser capaz de estilizar cada prenda en al menos tres conjuntos diferentes.

En los meses más fríos, un pantalón bien confeccionado combinado con un tejido de punto de calidad y unas botas no supone ningún problema, especialmente si te ciñes a los colores clásicos como el negro, el azul marino, los grises y los tostados, que son muy fáciles de intercambiar. La prenda de punto puede cambiarse por una blusa o una camisa cuando haga más calor para conseguir un efecto similar.

moda oficina

La escritora, activista y locutora Sinéad Burke con un trench coat clásico de Burberry. Crédito: Kirstin Sinclair/Getty Images

Las faldas también pueden formar parte de este uniforme. Una falda en forma de A cortada un par de centímetros por encima de la rodilla con una camisa blanca y una faja francesa (un enfoque más relajado en el que la parte trasera de la camisa permanece casi sin faja) podría añadirse a tu rotación en los meses más cálidos. Además, las faldas de largo medio quedan muy bien con camisetas de algodón gruesas y estructuradas o con un jersey de lana fino.

El giro: los accesorios

Combina tu uniforme con joyas y accesorios. Soy una gran fan del uniforme de trabajo, pero lo mezclo con algún tipo de accesorio.

Arnold señala el calzado como otra forma de elevar un atuendo sencillo. «Un zapato duro clásico, como un par de Penny Loafers de John Lobb o George Cleverley, son un elemento básico. No puedes equivocarte con su practicidad y su fabricación duradera, mientras que (ellos) pueden elevar fácilmente un atuendo si vas un poco más informal».

Un par de zapatos planos de color canela también son estupendos si no quieres llevar zapatos deportivos. Elige una punta afilada y puntiaguda en lugar de algo redondeado. Además, un bonito pañuelo de seda (doblado en forma de triángulo y colgado sobre los hombros), un reloj o, mi opción favorita, unos aretes grandes pueden ser muy impactantes.

Si buscas una pieza en la cual invertir, yo siempre (para horror de mi cuenta bancaria) me atrevería a gastar en un bolso. Un bolso de mano o un tote bien hechos duran para siempre y realzan inmediatamente un atuendo. Si eso te parece caro, sigue leyendo para ver consejos sobre el alquiler. Por otro lado, el mercado de reventa de artículos de lujo está en pleno auge. Utiliza sitios como Vestiaire o Resee para encontrar ofertas en artículos de lujo de segunda mano previamente evaluados.

moda accesorios

En el sentido de las agujas del reloj, de izquierda a derecha: Abrigo de charol y bufanda en un estilo callejero vía Getty Images; Bufanda Totême por cortesía de Net-a-Porter; Bolso rojo de Loewe fotografiado por Hannah Crosskey para Cocoon; Chaqueta rosa de guinga en estilo callejero y chaqueta azul marino con bolso de Chanel en estilo callejero vía Getty Images; Bolso negro de Balenciaga fotografiado por Charlie Gates para Cocoon; Chaqueta mandarina vía Getty Images; Bolso crema de Gucci fotografiado por Hannah Crosskey para Cocoon.

El debate: usar o no mezclilla

La política de no ir a la oficina en pantalones de mezclilla puede ser el último bastión de la cultura de la ropa de trabajo formal en algunos lugares de trabajo corporativos, pero para muchas empresas, los pantalones de mezclilla son absolutamente aceptables.

«Creo que se puede llevar denim, incluso en oficinas más formales (o) al menos los viernes», dice Dai, que añade que prefería la mezclilla teñida negro cuando aún trabajaba en un entorno corporativo. «Si no vas a ver a los clientes o tienes clientes que son más informales que tú, entonces creo que (si estás considerando) ponerte unos pantalones de mezclilla para un almuerzo de trabajo, ¡hazlo!».

Dittmer está de acuerdo. «Para facilitar la tarea, empieza con pantalones de mezclilla oscuros de pierna recta, que pueden resultar muy elegantes. El denim puede ser una gran capa de base para camisas frescas y blusas bonitas, y es una forma estupenda de romper con el estilo clásico del uniforme de trabajo y de pasarse a estilos más divertidos».

Busca lavados de denim más oscuros, y una pierna clásica recta o ancha. La generación Z descartó los pantalones de mezclilla ajustados el año pasado, para desesperación de muchos millennials, y aunque no me dejo llevar mucho por las tendencias, creo que tienen razón. Además, mantén los tobillos guardados en el trabajo (una pequeña insinuación está bien, pero evita pantalones cortos). Y aunque estamos viendo muchas opciones de talle bajo en la pasarela, ya que el mundo de la moda sigue inspirándose en el estilo del año 2000, las opciones de cintura alta son la mejor apuesta para la oficina (también son las más favorecedoras).

No olvides divertirte

Si tienes miedo de volver a la oficina porque odias el trayecto, o porque te estropea la rutina del cuidado de los niños, o simplemente te diste cuenta durante la pandemia de que eres una introvertida feliz, ten en cuenta los beneficios de vestirte con dopamina.

Aprovecha la oportunidad de expresarte y jugar con la moda. Utiliza la ropa para establecer el estado de ánimo de tu día, dependiendo de lo que esté en la agenda.

moda oficina

La influencer Darja Barannik jugando con el color en Copenhague. Crédito: Christian Vierig/Getty Images

Alquilar es una excelente manera de experimentar y añadir algunas piezas divertidas a tu armario. Para Dittmer, «es una gran forma de bajo compromiso y bajo costo para probar nuevos estilos y marcas».

También es una forma estupenda de inyectar un poco de lujo en tu vida. Yo pago una suscripción mensual a una empresa de alquiler llamada Cocoon que me permite seleccionar un bolso de diseño cada cuatro semanas para que me lo entreguen en mi casa. El que llevo este mes cuesta unos US$ 2.000, pero a mí me costó US$ 130. Alquilar también es una gran opción si necesitas vestirte bien para un evento de trabajo. Cada vez surgen más servicios de estilismo en línea con mucha ropa de fiesta.

Sobre todo, recuerda que la moda debe ser divertida. No te lo tomes demasiado en serio; lleva ropa que te haga sentir segura y feliz. Es terriblemente cursi, pero una sonrisa es realmente el mejor accesorio.

 



Source link

Leave A Comment