• Home
  • ¿Está Estados Unidos en una recesión? Es complicado

¿Está Estados Unidos en una recesión? Es complicado


Nueva York (CNN Business) — Esto es lo más importante que debes saber hoy: la economía de EE.UU. se contrajo en el segundo trimestre del año y, de hecho, cumple con los criterios no oficiales para estar en una recesión. Pero, como probablemente hayas notado, aún no estamos usando la palabra con «R» de manera definitiva (más sobre eso en un minuto).

La caída en la actividad del PIB del segundo trimestre, datos que se revisarán dos veces más, se debió principalmente a una disminución en los niveles de inventario, informan mis colegas de CNN Business.

Básicamente, las empresas han estado luchando para reponer las reservas que se agotaron muchísimo durante lo peor de la pandemia, cuando todos estábamos atrapados en casa pensando en formas de arreglar la casa o ampliar el jardín.

Pero ahora las tiendas se encuentran con exceso de existencias: todos estamos comprando un poco menos ahora que la ayuda pandémica se ha agotado y estamos desembolsando cheques de pago completos en alimentos y gasolina.

La economía se está desacelerando, que es precisamente lo que la Fed quiere que suceda para que los precios puedan volver a la normalidad.

Entonces, ¿no estamos en una recesión?

Odio decirlo, pero depende de a quién le preguntes. Muchos economistas, además del presidente Joe Biden y el jefe de la Fed, Jerome Powell, dicen que no es probable. Tomemos los datos del PIB con pinzas, como dijo ayer Powell.

Muchos expertos políticos podrían decir que sí lo estamos.

El debate sobre «recesión» versus «no recesión» es principalmente semántico, pero lo entiendo: es reconfortante poder poner una etiqueta a las cosas como una forma abreviada de todo lo que se siente horrible. La economía en este momento es como un paciente con una combinación de síntomas que no necesariamente se alinean con una enfermedad u otra. Algo anda mal, por supuesto, pero tu médico no te va a dar un diagnóstico si en realidad no sabe qué te pasa (o al menos eso esperamos).

Sí, tenemos inflación crónica y menos apetito por las compras en línea. Pero el mercado laboral sigue siendo bastante sólido, con un desempleo cercano al mínimo de los últimos 50 años.

Entonces, ¿cómo sabemos que estamos en una recesión?

Gran pregunta.

En Estados Unidos, una recesión la determina un panel de ocho economistas, de los que nunca has oído hablar, en la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro.

No tienen fechas de reunión predeterminadas, sus deliberaciones son privadas, no tienen límites de mandato y su nombramiento para el panel lo determina un hombre, el presidente de NBER y economista del MIT, James Poterba.

Eso parece raro, ¿verdad?

¡Seguro que sí! Y, como informa mi colega Nicole Goodkind, hay mucho forraje para los críticos de este sistema.

Para empezar, todos y cada uno de los ocho miembros son blancos y, de hecho, el panel nunca ha incluido a una persona de color, según Gary Hoover, copresidente del Comité de la Asociación Económica Estadounidense sobre el Estado de los Grupos Minoritarios en la Profesión Económica. Cada uno tiene más de 60 años. Todos están asociados a prestigiosas universidades. Solo hay dos mujeres, una de las cuales está casada con otro miembro.

Y no esperes que este grupo entre en acción y nos brinde a todos algo de claridad. Por lo general, consideran un montón de estadísticas durante varios meses antes de opinar.

CONCLUSIÓN

Los economistas dicen que la principal razón por la que sería prematuro llamar a una recesión en función de las cifras del jueves es que los datos pueden cambiar y probablemente cambiarán. Las revisiones posteriores de las cifras del PIB del primer trimestre, por ejemplo, cambiaron de una caída inicial del 1,4% al 1,6%, y las cifras del jueves son solo la primera de tres estimaciones.

NÚMERO DEL DÍA: 5,3%

Las tasas hipotecarias están cayendo a medida que se arraigan las preocupaciones por la recesión.

La hipoteca de tasa fija promedio a 30 años alcanzó el 5,3% esta semana, por debajo del 5,5% de la semana anterior. Eso sigue siendo significativamente más alto que en esta época el año pasado cuando fue del 2,8%.

Una vez más, este indicador económico se encuentra en una transición incómoda.

«Está claro que en los últimos dos años, la combinación de la pandemia, las tasas hipotecarias bajas récord y la oportunidad de trabajar de forma remota estimularon una mayor demanda», dijo Sam Khater, economista jefe de Freddie Mac. «Ahora, mientras el mercado se ajusta a un entorno de tasas más altas, estamos viendo un período de actividad de ventas desinflada hasta que el mercado se normalice».

ABRÓCHENSE LOS CINTURONES

JetBlue comprará Spirit Airlines 0:52

JetBlue se abalanza para comprar Spirit Airlines un día después de que Spirit cancelara las conversaciones para fusionarse con la aerolínea rival Frontier. No es exactamente una combinación celestial de la industria de la aviación, pero es… una combinación.

Esto es lo que pasó: Spirit y Frontier, dos operadores de tamaño bastante similar con aproximadamente el mismo enfoque de servicio al cliente (es decir, ninguno), habían estado trabajando en una fusión durante meses. Frontier estaba listo para adquirir Spirit con un acuerdo de efectivo y acciones de US$ 2.800 millones.

Pero luego, JetBlue entró en la refriega esta primavera, con la esperanza de arrebatar a Spirit y hundir lo que parecía un acuerdo bastante sencillo.

Cuando JetBlue se mostró hostil, Spirit defendió públicamente el plan original de Frontier y rechazó la oferta inicial de JetBlue. (Fue incómodo. Del tipo: amigo, simplemente no le interesas…)

Bueno, para resumir, la oferta de JetBlue de US$ 3.800 millones, todo en efectivo, se volvió imposible de rechazar para los accionistas.

¿Qué sigue?

No es un trato hecho hasta que se autorice a los reguladores antimonopolio, escribe mi colega Chris Isidore. El Departamento de Justicia bajo la Casa Blanca de Biden ha adoptado una postura más dura sobre las cuestiones de la ley antimonopolio y prometió promover una mayor competencia dentro de la industria de las aerolíneas.

El argumento de JetBlue es que el acuerdo crearía más competencia, no menos, al crear la quinta aerolínea más grande de EE.UU. que puede enfrentarse mejor a las Cuatro Grandes (United, American, Delta y Southwest) que ahora representan el 80% del tráfico de las aerolíneas de EE.UU.

¿Qué significa para los clientes?

Mis amigos, no piense que habrá tarifas más baratas en el corto plazo. Los expertos de la industria le dicen a Chris que el acuerdo podría generar precios más altos.

Eso se debe a que Spirit y Frontier, con sus modelos comerciales de costo ultrabajo, cumplen un papel importante al obligar a las aerolíneas más grandes a reducir los precios. Si vuelas de Denver a Kansas City, puedes optar por Spirit o Frontier en lugar de United porque, a quién le importa, son menos de dos horas y puedes usar el dinero que ahorraste para comprar más barbacoa.

«Spirit y Frontier juegan un papel importante en la tarifa que pagas, incluso si nunca vuelas con ninguno de esos dos», dijo Scott Keyes, fundador del sitio web Scott’s Cheap Flights. Delta incluso describió su opción de «economía básica» de nivel más bajo como una «tarifa equivalente» cuando la presentó a los inversores en 2012.

«No soy partidario de ninguna de las dos fusiones», dijo Keyes. «Pero me gusta aún menos la opción de JetBlue».



Source link

Leave A Comment