• Home
  • La verdad y la estrategia de las fechas de caducidad de los alimentos

La verdad y la estrategia de las fechas de caducidad de los alimentos


(CNN Business) — Cuando entras a un supermercado y compras un artículo, desde leche hasta cereal o una lata de frijoles, es probable que veas una pequeña fecha en el paquete precedida por «disfrutar antes de», «vender antes de», o una frase similar.

Podrías pensar que esa fecha es el último día absoluto en que los alimentos son seguros para comer. Estarías equivocado. Pero no estarías solo al llegar a esa conclusión errónea, porque el sistema detrás de las fechas de las etiquetas de los alimentos es un enredo absoluto.

No existe un estándar nacional sobre cómo deben determinarse esas fechas o cómo deben describirse. En su lugar, existe un sistema de retazos: una mezcolanza de leyes estatales, mejores prácticas y pautas generales.

«Es un salvaje oeste por completo», comentó Dana Gunders, directora ejecutiva de ReFed, una organización sin fines de lucro que intenta acabar con el desperdicio de alimentos. Y, sin embargo, «muchos consumidores realmente creen que se les dice que tiren la comida, o que incluso cuando no toman esa decisión, están infringiendo alguna regla», dijo.

Para los fabricantes de alimentos, las fechas de caducidad en realidad tienen más que ver con la protección de la marca que con las preocupaciones de seguridad, explicó Andy Harig, vicepresidente de sostenibilidad, impuestos y comercio de FMI, una asociación de la industria alimentaria.

La fecha de caducidad es la estimación de la empresa de cuándo sabrá mejor un alimento, su fecha óptima. «Quieres que la gente coma y disfrute el producto cuando está en su punto máximo, porque eso aumentará su disfrute, [y] los animará a comprarlo de nuevo», explicó.

¿Está confundido acerca de lo que significan las fechas de caducidad en las etiquetas de los alimentos? No estás solo.

¿La principal consecuencia de este etiquetado poco claro? Desechos de alimentos. Montones.

«Se cree que la incertidumbre del consumidor sobre el significado de las fechas… contribuye a alrededor del 20 por ciento del desperdicio de alimentos en el hogar», escribió la Administración de Alimentos y Medicamentos en una publicación de 2019.

Los alimentos desperdiciados a menudo terminan en vertederos, lo que los convierte en uno de los principales contribuyentes al cambio climático. Según algunas estimaciones, la pérdida y el desperdicio de alimentos representan el 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Desperdiciar alimentos también significa desperdiciar dinero, algo que muchos consumidores no pueden pagar, especialmente ahora que los precios de los alimentos se disparan. Y los alimentos que se tiran se desvían de los bancos de alimentos, donde se necesitan desesperadamente.

Dar sentido a las fechas

Aunque muchas compañías ponen fechas en sus productos, la fórmula para bebés es el único alimento que debe tener fechas de caducidad en Estados Unidos, dijo Meredith Carothers, experta en seguridad alimentaria del Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria del USDA.

Las empresas eligen las fechas en función de cuándo creen que un artículo sabe mejor. Pero el FSIS tiene sus propias recomendaciones de seguridad. Muchos productos enlatados pueden durar en los estantes entre uno y cinco años, según la agencia, si se almacenan adecuadamente. En las condiciones adecuadas, los paquetes de arroz y pasta seca pueden durar unos dos años. La FDA ofrece consejos y pautas para el almacenamiento de alimentos en su sitio web.

Pero las reglas son muy diferentes para muchos productos perecederos.

Si bien consumir artículos no perecederos después de una fecha de caducidad probablemente esté bien, la carne y las aves frescas podrían echarse a perder incluso antes de la fecha de caducidad de la etiqueta. Eso se debe a que los refrigeradores de las tiendas tienden a ser más fríos que los refrigeradores domésticos, explicó Carothers.

Una vez que los consumidores se llevan la carne y las aves a casa, deben seguir las reglas de almacenamiento en el hogar, dijo. El FSIS instruye a las personas a cocinar o congelar algunas carnes dentro de los dos días de haberlas traído a casa desde la tienda.

Cómo llegamos aqui

Los fabricantes comenzaron a imprimir información de caducidad sobre los productos a principios del siglo XX. Al principio, la fecha se escribía en código: los empleados minoristas tenían que hacer coincidir cada código con una fecha usando una clave, pero para los clientes los códigos eran incomprensibles.

En la década de 1970, los compradores de comestibles pedían a gritos más información sobre la calidad de los alimentos en los estantes de los supermercados. Bajo la presión de los activistas, incluida la distribución de panfletos que descifraban los códigos de caducidad, los fabricantes de alimentos comenzaron a poner fechas en sus etiquetas.

Al principio, esta táctica de «datación abierta» parecía estar funcionando.

En febrero de 1973, The New York Times publicó un artículo titulado «Descubren que la datación de alimentos complace a los clientes y reduce las pérdidas». El artículo apuntaba a un estudio realizado por el USDA y el Consumer Research Institute, un grupo respaldado por fabricantes de alimentos, que concluyó que las fechas abiertas habían reducido a la mitad el número de quejas de los consumidores por comprar alimentos rancios o en mal estado.

Los fabricantes de alimentos comenzaron a compartir las fechas de caducidad con los consumidores hace unos 50 años.

Pero al final de la década, quienes examinaban el sistema estaban menos convencidos de sus méritos.

Un estudio de 1979 realizado por la ahora desaparecida Oficina de Evaluación de Tecnología señaló que las fechas de caducidad abiertas pueden no haber sido la forma correcta de calmar los temores de los consumidores.

«Hay poca evidencia para respaldar o negar la afirmación de que existe una relación directa entre la fecha de vida útil abierta y la frescura real de los alimentos», encontró el estudio.

No hay forma de «determinar con precisión las fechas para varios productos, no hay consenso sobre qué tipo de fecha o fechas… usar para qué producto, o incluso qué productos fechar, y no hay pautas reales sobre cómo mostrar la fecha ”, escribieron los autores del informe.

Décadas después, seguimos en el mismo barco. «No existen descripciones uniformes o universalmente aceptadas que se utilicen en las etiquetas de los alimentos para las fechas de caducidad abiertas en Estados Unidos», según la guía actual del USDA.

La FDA dijo que los fabricantes no pueden colocar información falsa o engañosa en las etiquetas, pero que «no están obligados a obtener la aprobación de la agencia de las etiquetas de fecha voluntarias basadas en la calidad que usan o especificar cómo llegaron a la fecha en que se aplicaron». Carothers, del FSIS, reiteró que se pueden aplicar fechas siempre que no induzcan a error a los clientes y cumplan con las normas de etiquetado del servicio.

¿La prueba del olfato?

Para evitar el desperdicio de alimentos, algunos defensores alientan a las personas a confiar en sus sentidos al determinar si ciertos alimentos son seguros para comer.

El minorista británico Morrisons dijo a principios de este año que eliminará las fechas de «vender antes de» de algunas de sus marcas de leche, cambiando en su lugar a las fechas de «mejor antes» y alentando a los clientes a decidir si descartar el producto en función de cómo se ve y huele.

Morrisons ofreció estas pautas a los consumidores: si se ve cuajado o huele agrio, deséchelo. Si se ve y huele bien, puedes consumirlo incluso después de la fecha.

Morrisons dijo este año que eliminará las fechas de caducidad de sus leches de marca en algunos mercados.

«Cuando la comida se descompone más allá del punto en el que nos gustaría comerla, nuestras defensas funcionan muy bien», dijo Gunders de ReFed. «Si la comida no se ve bien, si no huele bien, si no sabe bien, si está viscosa… entonces absolutamente, no debemos comer esa comida».

En general, Gunders recomendó que aquellos que están preocupados por la seguridad de los alimentos sean estrictos en el consumo de alimentos antes de la fecha de caducidad si tienen un «mayor potencial de portar listeria». ¿Una forma de identificar esos artículos? Son los alimentos de los que se les dice a las mujeres embarazadas que se mantengan alejadas, dijo.

Otra forma de evitar confusiones, dicen los expertos, es regular el lenguaje utilizado para describir estas fechas.

«Mejor antes de» frente a «Usar antes de»

La Ley de Etiquetado de Fecha de Alimentos de 2021, presentada en diciembre del año pasado, quiere que los fabricantes usen «usar antes de» o «mejor si se usa antes de» solo antes de las fechas en las etiquetas. El proyecto de ley es el más reciente de una serie de esfuerzos legislativos para hacer un estándar de etiquetado nacional.

Esta es la lógica: las empresas que deciden poner una fecha en las etiquetas deben dejar en claro a los consumidores si el artículo es potencialmente inseguro después de esa fecha o si simplemente sabe un poco desagradable. Si se trata de un problema de seguridad, tienen que usar «usar antes de». Si se trata de la calidad de los alimentos, «mejor si se usa antes de» es el camino a seguir.

Gunders y agencias como la FDA y el USDA apuntan a esta armonización de etiquetas como una buena solución. Muchas empresas ya han hecho la transición.

Del Monte, que vende frutas y verduras enlatadas entre otros productos, usa «mejor si se usa antes de». En un correo electrónico, la empresa explicó que las fechas “son orientativas”. Dole, que tiene fechas en sus ensaladas empaquetadas, también usa la etiqueta «mejor si se usa antes de».

Incluso si el proyecto de ley se convierte en ley y todas las empresas realizan los mismos cambios, todavía faltará una pieza del rompecabezas: alertar a los consumidores sobre el cambio y lo que significa.

Después de todo, los consumidores que recogen un artículo hoy no necesariamente sabrán que «usar antes de» es distinto de «mejor si es usado antes de», o si cualquiera de ellos es diferente de algo como «disfrutar antes de» o «vender antes de».

Para que las fechas sean más claras para el público, debe haber un «esfuerzo constante y comprometido para ayudar a los consumidores a pensar en esto», dijo Harig de FMI. «Creo que va a tomar algo de trabajo resolverlo».



Source link

Leave A Comment