• Home
  • Los empleados ponen resistencia al regreso a las oficinas

Los empleados ponen resistencia al regreso a las oficinas


(CNN) — Muchos empresarios han dejado claro que quieren que sus trabajadores vuelvan a la oficina, al menos en parte.

Pero algunos empleados, que han pasado los dos últimos años trabajando casi totalmente a distancia, se preguntan por qué tienen que volver a trabajar en persona. Los precios de la gasolina son altos. Las infecciones por covid están aumentando (de nuevo). Han sido productivos en casa y cuando van a la oficina, pocos de sus colegas están allí.

«Los empleados quieren realmente flexibilidad y poder elegir dónde, cuándo y cómo trabajar. No quieren que se les diga: ‘Tienes que estar aquí estos días’. Quieren poder elegir», afirma Ryan Luby, socio de McKinsey & Company.

A principios de este año, una encuesta de Pew descubrió que entre los trabajadores que tienen una oficina fuera de su casa, el 61% dijo que opta por no ir a su lugar de trabajo.

Tanto si se trata de un modelo híbrido como de exigir a los empleados que acudan cinco días a la semana, los empresarios deben demostrar el valor de pedir a los trabajadores que vuelvan a desplazarse a la oficina si han trabajado con éxito desde casa durante dos años.

«Si lo único que cambia en su jornada es que van a estar menos tiempo en casa… y llegan a la oficina y no hay nadie más o no hay personas con las que colaborar, entonces no comprenderán qué sentido tiene hacer esto», dijo Vanessa Matsis-McCready, abogada general asociada y directora de recursos humanos de Engage PEO.

Matsis-McCready añadió que ofrecer a los empleados un servicio de apoyo para el cuidado de niños o ancianos puede ayudarles en la transición. Además, las pequeñas ventajas, como el pago de suscripciones a podcasts para hacer más agradable el viaje al trabajo, las comidas gratuitas en la oficina, las sesiones de aprendizaje en persona y las reuniones sociales también pueden ayudar a atraer a los trabajadores para que vuelvan.

¿Toman medidas drásticas las empresas?

En uno de los casos más extremos, el CEO de Tesla, Elon Musk, envió un correo electrónico a los empleados diciendo que debían estar en la oficina al menos 40 horas a la semana o dejar la empresa.

Sin embargo, muchas empresas aún no están implementando mandatos al respecto. Pero sí están animando a los trabajadores a acudir, según Brian Kropp, distinguido vicepresidente de la práctica de RRHH de Gartner, quien añadió que las empresas tienden a confiar en los pases de credenciales si quieren asegurarse de que los empleados siguen el protocolo.

«La forma en que casi todas las empresas realizan el seguimiento es: ¿Pasaste tu credencial cuando entraste por las puertas o no?».

Pero, en su mayor parte, dijo que es demasiado pronto para que las empresas empiecen a tomar medidas contra los empleados que no están cumpliendo con el tiempo presencial requerido.

«En este momento, no están despidiendo activamente a las personas que no vienen con la suficiente frecuencia. Se trata más bien de ‘vamos a hablar con ellos y a averiguar cuál es el problema'».

Pero eso podría no durar demasiado.

«La idea de que si alguien realmente no quiere estar en la oficina, creo que hace un año una empresa podría intentar trabajar con ellos, pero ahora es un poco más de ‘Vale ¿es eso lo que queremos para nuestro negocio? Y si no es así, tal vez ya no encajen y no pasa nada», dice Matsis-McCready.

Encontrar el balance adecuado

Algunas empresas buscan llegar a un acuerdo con los empleados.

La empresa de gestión de beneficios de fertilidad Progyny reabrió su oficina de Manhattan en septiembre con un plan para que los trabajadores asignados a su sede acudieran a la oficina cinco días a la semana. La empresa avisó a los trabajadores con tres meses de anticipación y, previendo la resistencia, utilizó las dos primeras semanas como prueba.

Después de volver a la oficina a tiempo completo, los trabajadores se reunieron con sus jefes y los ejecutivos celebraron reuniones de control para medir cómo se estaba adaptando la gente. Una de las principales preocupaciones de los trabajadores era el cuidado de los niños debido a la incertidumbre sobre los confinamientos.

«Está claro que a nadie le gustaban los cinco días y eso es lo que preveíamos», dijo Cassandra Pratt, vicepresidenta sénior de personal de Progyny. «Recibimos los comentarios que confirmaron nuestro proceso de pensamiento de que lo híbrido era mejor».

Dos semanas después, la empresa cambió su política, exigiendo a los empleados que acudieran a la oficina los martes, miércoles y jueves.

Aun así, algunos empleados se preguntaron por qué volvían cuando habían trabajado bien a distancia durante los dos últimos años, según Pratt.

«Ahí es donde volvimos al hecho de que nuestra cultura es realmente una cultura de oficina y creemos que esas conversaciones informales y las interacciones cara a cara son importantes para lo que somos», dijo Pratt, «y hemos visto un aumento significativo de la colaboración. También ha reducido algunas preocupaciones y tensiones y algunas dinámicas de grupo al estar en persona».

La empresa ha ampliado los tipos de funciones que pueden trabajar totalmente a distancia, pero existen algunas limitaciones. Los ejecutivos tienen que poder acudir a la oficina tres días a la semana y los directores y vicepresidentes que dirigen equipos en Nueva York no pueden trabajar a distancia a tiempo completo. Este requisito supuso dejar ir a algunos directivos.

«Teníamos unas cuantas personas cuyo trabajo debía ser realmente en la oficina, dado el nivel y el alcance de su función, y se habían trasladado y no podíamos hacer que su función fuera remota», dijo Pratt.

Showpad, que ofrece software para ayudar a las empresas a aumentar sus ventas, realizó una encuesta entre sus trabajadores antes de reabrir sus oficinas el verano pasado. Los resultados mostraron que la mayoría de los empleados no querían estar en la oficina más de uno o dos días a la semana. Y el 13% de los trabajadores quería trabajar desde casa a tiempo completo.

Aunque los trabajadores tenían claras sus preferencias, a algunos directivos de la empresa les preocupaba inicialmente que la falta de tiempo en persona pudiera dañar su cultura, dijo la directora de personal Kelli Koschmann.

«Obviamente, existía una tensión entre las preferencias y las necesidades y el impacto del negocio», dijo Koschmann.
Ahora, la decisión sobre la frecuencia de los trabajadores se decide a nivel de equipo.

«Hubo muchas conversaciones a nivel de liderazgo sobre qué es lo bueno en términos de lograr el impacto empresarial que queremos tener y cómo juega en eso el estar en la oficina».

¿Qué importancia tiene el hecho de que estén sentados en la oficina?

Antes de establecer una política firme de presencia en la oficina, la empresa de personal digital Thoughtful Automation está evaluando si existe una correlación entre el rendimiento de sus empleados y los días que están en la oficina.

La empresa, que se lanzó a principios de 2020, empezó siendo totalmente remota. Pero a medida que crecía, abrió una oficina en Chicago y acabó dando a los trabajadores la opción de trasladarse, ofreciéndoles pagar los costos de la mudanza.

Ahora, la mayor parte de la empresa se encuentra en Chicago, y aunque algunos empleados habían aceptado mudarse, el CEO Alex Zekoff dijo que todavía no venían a la oficina tanto como él quería.

«En una de nuestras reuniones de todos los empleados tuvimos que ser muy explícitos…. y pusimos en marcha una política». Actualmente, venir tres días a la semana de media cumple las expectativas, dos o menos se considera por debajo de las expectativas y cuatro o cinco días a la semana supera las expectativas.

Zekoff señaló que la política es todavía un experimento.

«No sabemos realmente si alguien que viene dos días es menos productivo», dijo.

Aunque ahora mismo no hay un mandato fijo de acudir en persona, Zekoff dijo que ha habido algunas señales tempranas de incumplimiento.

«Estamos empezando a tener que lidiar con eso», dijo. «Ha sido un poco más de una conversación directa de tratar de entender cuál es el problema».

Zekoff dijo que también han visto algunos indicios de que acudir a la oficina con más frecuencia mejora la colaboración y el rendimiento.

«Un equipo no venía tanto como otro y notamos una diferencia en la dinámica del equipo… el otro equipo sentía que no estaba cumpliendo su parte del trato».

Pero si el experimento demuestra que el aumento del tiempo en la oficina no mejora el rendimiento, Zekoff dijo que está abierto a nuevas políticas.

«La política debe ser algo en evolución constante».



Source link

Leave A Comment