• Home
  • Starbucks no puede ser el baño público de Estados Unidos (análisis)

Starbucks no puede ser el baño público de Estados Unidos (análisis)


Nueva York (CNN Business) — Hace veinte años, el entonces alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, estaba bajo presión para construir más baños públicos. Respondió con una respuesta que representa cómo la mayoría de los Estados Unidos ha manejado el acceso a los baños públicos durante décadas.

«Hay suficientes Starbucks que te permitirán usar el baño», bromeó.

Y, de hecho, empresas privadas como Starbucks intervinieron durante años para ofrecer sus baños públicos, ya que los gobiernos locales y estatales básicamente subcontrataban un servicio público a empresas privadas.

En ocasiones, Starbucks ha adoptado una política de baños abiertos y la ha evitado en otras. Ahora, la cadena de café dice que ya no puede ser el baño público de Estados Unidos.

Starbucks podría cerrar los baños al público como parte de sus esfuerzos para hacer que las tiendas sean más seguras.

El mes pasado, el CEO interino de Starbucks, Howard Schultz, dijo que es posible que la compañía no pueda mantener sus baños abiertos, y culpó a un creciente problema de salud mental que representa una amenaza para su personal y sus clientes. “Tenemos que fortalecer nuestras tiendas y brindar seguridad a nuestra gente”, dijo Schultz en una conferencia. «No sé si podemos mantener nuestros baños abiertos».

La reevaluación de Starbucks de sus baños destaca la necesidad apremiante de que el gobierno local, estatal y federal priorice el acceso a los baños públicos.

«La solución comercial realmente no es una gran solución», dijo Lezlie Lowe, periodista y autora de «No Place to Go: How Public Toilets Fail our Private Needs», publicado en 2018.

“Es dejar en manos de empresas privadas lo que claramente, sin duda, es un servicio necesario para el uso de nuestras ciudades. Ninguna persona racional querría que Starbucks pagara semáforos o farolas”.

Ningún lugar a donde ir

No hay suficientes lugares en Estados Unidos para ir al baño, y mucho menos instalaciones limpias, seguras y con todos los recursos.

Sin baños públicos adecuados, las personas van a lugares que las ponen en riesgo de ser arrestadas, poniendo en peligro la salud pública y afectando negativamente la habitabilidad de los vecindarios. La falta de baños públicos es un problema grave para las personas sin hogar, los repartidores que pasan horas en la carretera y las personas con problemas de salud o discapacidades. Las mujeres también suelen tener que esperar en filas más largas que los hombres para ir al baño.

“Es una crisis de saneamiento en curso, y destaca la desigualdad y la marginación de los estadounidenses”, escribió Catarina de Albuquerque, directora ejecutiva de la alianza mundial Saneamiento y Agua para Todos de las Naciones Unidas, en un artículo de opinión este mes. «Al igual que la comida, el agua y la vivienda, el acceso a un saneamiento seguro es un derecho humano fundamental».

En 2011, de Albuquerque evaluó los servicios de agua y saneamiento de EE.UU. para las Naciones Unidas y descubrió que, a pesar de ser uno de los países más ricos del mundo, Estados Unidos «tenía una disponibilidad lamentablemente inadecuada de baños públicos»: solo ocho por cada 100.000 personas en promedio, el mismo número que Botswana. Islandia lidera el mundo con 56 retretes por cada 100.000 habitantes.

Baños públicos en el siglo XX

No hay una respuesta fácil sobre cómo Estados Unidos llegó a este problema, pero los baños públicos han sido durante mucho tiempo un campo de batalla político, desde instalaciones segregadas de Jim Crow hasta leyes que apuntan a las personas transgénero.

El apogeo del impulso a la creación de baños públicos se produjo a finales del siglo XIX y principios del XX. Antes de eso, orinar en público era común. En las ciudades, las tabernas eran a menudo la única opción.

«Hombres orinando, como caballos defecando, era algo cotidiano en la calle. ‘Las damas, al pasar por las aceras, con frecuencia están sujetas a exhibiciones poco delicadas que no pueden evitar presenciar’, informó un observador», escribió el historiador Peter Baldwin en un artículo académico en 2014.

Una coalición de reformadores de vivienda, médicos y expertos en salud pública, grupos de mujeres y activistas por la templanza comenzaron a preocuparse por los problemas creados por la falta de baños públicos. Las preocupaciones de este último se centraron en los hombres que usaban los baños de las tabernas y se quedaban más tiempo para seguir bebiendo.

Antes de que la Prohibición entrara en vigor en 1920, las ciudades se apresuraron a construir baños públicos para evitar la escasez que se avecinaba por el cierre de bares, según Baldwin. En las décadas siguientes, los gobiernos locales cerraron los baños públicos y redujeron el horario debido a los altos costos de mantenimiento, los déficits presupuestarios, la delincuencia y otros factores.

Luego, las empresas privadas intervinieron para llenar el vacío, como las gasolineras a medida que más personas comenzaron a salir a la calle, las cadenas de comida rápida como McDonald’s y, finalmente, empresas como Starbucks.

La postura de Starbucks sobre los baños

La cadena de cafeterías ha sido durante décadas una solución para quienes están desesperados por un baño.

En 2004, un reportero del New York Times escribió una guía irónica para las personas que asistían a la Convención Nacional Republicana en la ciudad de Nueva York. “La falta de baños públicos es la vergüenza de la ciudad”, reconoció. Recomendó a los visitantes hacer como los locales: ir a Starbucks.

Eso no fue necesariamente algo malo para la cadena. Starbucks ha posicionado sus miles de tiendas como un «tercer lugar», después del trabajo y el hogar: un lugar para tomar un café mientras viajas, o uno donde puedes sentarte, tomar un café con leche y relacionarte con amigos o extraños.

Abrir sus baños al público ha ayudado a calificar a Starbucks como un lugar para los miembros de la comunidad, y también es una excelente manera de atraer clientes potenciales a través de la puerta.

“Starbucks ganó dinero manteniendo los baños. Se beneficiaron de la ausencia del gobierno”, dijo Bryant Simon, un historiador de la Universidad de Temple que escribió un libro sobre Starbucks y actualmente está trabajando en uno sobre baños públicos.

Pero permitir el libre acceso a sus baños a menudo supone una carga para los empleados de Starbucks. En 2011, The New York Times informó sobre los baristas que se rebelaron al cerrar los baños de las tiendas porque estaban «cansados ​​de que los clientes, y los no clientes, dejaran los baños desordenados o algo peor».

Howard Schultz, CEO interino de Starbucks, ha discutido la política de baños de la compañía en los últimos meses.

El artículo señaló que «en una ciudad con pocas opciones, la gente reaccionó como si Starbucks estuviera revocando un derecho público». Luego, Starbucks intervino e indicó a los trabajadores que dejaran los baños abiertos, según el artículo.

La compañía codificó su política de baño en 2018 después de que dos hombres negros fueran arrestados en un Starbucks de Filadelfia mientras esperaban a un amigo. Uno de los hombres dijo que pidió usar el baño poco después de entrar y le dijeron que era solo para clientes que pagaban. Minutos después, un empleado de la tienda llamó al 911.

Starbucks se disculpó y organizó capacitaciones para educar a sus empleados sobre prejuicios raciales. También informó oficialmente a los empleados que los baños eran para todos.

«Cualquier persona que ingrese a nuestros espacios… independientemente de si realiza una compra, se considera un cliente», dijo Starbucks en un correo electrónico a los trabajadores en ese momento. Pero el compromiso ha demostrado ser un desafío.

Este mes, Starbucks dijo que cerraría 16 tiendas, citando preocupaciones de seguridad. En una carta abierta que describe los pasos que está tomando Starbucks para tratar de mantener seguros a los trabajadores, los miembros del equipo de liderazgo de EE.UU. enumeraron «cerrar baños» como parte del esfuerzo. Los cambios se producen cuando Starbucks lucha contra una creciente campaña de sindicalización.

En un memorándum de julio, Schultz habló sobre los desafíos que enfrenta Starbucks y el país en general.

«Nuestras tiendas sirven como vitrinas de Estados Unidos», dijo. «Nos encontramos en una posición en la que debemos modernizar y transformar la experiencia de Starbucks en nuestras tiendas y recrear un entorno relevante, acogedor y seguro».

No se puede dejar que las empresas resuelvan el dilema de los baños públicos, dijo Simon de Temple. «Solo un Estado fortalecido y robusto puede resolverlo».



Source link

Leave A Comment