• Home
  • Trump muestra que su campaña de 2024 llevaría al país por un camino oscuro y peligroso

Trump muestra que su campaña de 2024 llevaría al país por un camino oscuro y peligroso


(CNN) — La última vez que Donald Trump pronunció un discurso importante en Washington desde afuera de la Casa Blanca desató un feroz ataque de una turba. Esta vez no hubo violencia, pero su grandilocuencia abrasadora puede haber anunciado el amanecer de una nueva era del extremismo estadounidense.

Trump regresó el martes por primera vez desde que dejó la capital de EE.UU. en desgracia en enero de 2021 y dejó en claro que planea llevar al país por un camino oscuro, demagógico y distópico en los próximos meses. Su afirmación de que el lanzamiento de una campaña para la Casa Blanca en 2024 no es cuestión de si lo hará, si no de cuándo ocurrirá, nunca pareció más segura.

Trump prometió en la cumbre del America First Policy Institute «salvar a nuestro país», empleando escalofriantemente muchos de los recursos retóricos de los líderes autoritarios mientras rebosaba amargura, un complejo de persecución y avivaba el resentimiento contra los miembros vulnerables de la sociedad, como las personas sin hogar y los atletas transgénero. El expresidente evocó una imagen actualizada e intensificada de la «carnicería estadounidense» que expuso por primera vez en su discurso inaugural de 2017. Habló sobre una «nación fallida» inundada por una inflación histórica, rogando a los saudíes por petróleo, unos medios que se ven a sí mismos como «la policía de la honestidad», burócratas del «estado profundo», «mercenarios y matones» en el Congreso y ciudades invadidas por inmigrantes indocumentados que se aprovechan de ciudadanos inocentes que ejemplifican el desprecio por la ley y la policía.

En medio de nuevas señales de una investigación expansiva del Departamento de Justicia sobre el esquema de robo de elecciones lanzado por sus compinches y evidencia impactante sobre su intento de golpe de Estado de 2020 ofrecida por la comisión selecta de la Cámara de Representantes, Trump se quejó de que los demócratas habían «usado a las fuerzas del orden como arma… contra el partido de oposición». Su protesta contra las investigaciones que podrían obligarlo a rendir cuentas por su incumplimiento del deber mientras estuvo en el cargo destacó lo absurdo de que el único presidente que ha lanzado una insurrección dé lecciones sobre la ley y el orden.

Ese fue un punto recogido por el presidente Joe Biden, quien tuiteó: “Llámenme anticuado, pero no creo que incitar a una multitud que ataca a un agente de policía sea ‘respeto por la ley’. No se puede ser pro-insurrección y pro-policía, o pro-democracia, o pro-estadounidense».

Esto dijo Biden sobre la inacción de Trump el 6 de enero de 2021 1:49

Como tantas veces, las quejas de Trump sobre las supuestas acciones de otros reflejaron sus propias transgresiones. Fue él quien trató de usar al Departamento de Justicia como arma, perseguir a los enemigos políticos, ofrecer indultos a los aliados y buscar anular las elecciones de 2020.

Y cuando Trump se quejó de que sus enemigos demócratas eran culpables de desinformación en su contra –«Dicen cosas y creen que ustedes les van a creer»– podría haber estado describiendo sus propias mentiras y realidades alternativas que son amplificadas por la máquina mediática conservadora que convenció a millones de estadounidenses de que se robaron las elecciones.

Los comentarios de Trump también parecían una protección contra cualquier intento del Departamento de Justicia de responsabilizarlo penalmente por su conducta después de las elecciones de 2020. Aún así, el secretario de Justicia, Merrick Garland, prometió que las fuerzas políticas externas no disuadirían al departamento si los cargos lo ameritan.

«Buscamos la justicia sin temor ni favoritismo. Tenemos la intención de responsabilizar a todos, a cualquiera que sea penalmente responsable de los eventos que rodearon el 6 de enero o cualquier intento de interferir con la transferencia legal de poder de una administración a otra», dijo Garland a Lester Holt de NBC News en una entrevista grabada que se transmitió parcialmente el martes en MSNBC. «Eso es lo que hacemos. No prestamos atención a otros temas con respecto a eso».

La clave del atractivo genuino de Trump

Escucha las mentiras que repiten partidarios de Trump sobre el 6 de enero 5:57

En muchos sentidos, el discurso de Trump fue una versión sobrealimentada de cuando lanzó por primera vez su campaña presidencial de 2016. Volvió a arremeter contra los inmigrantes indocumentados y el crimen, y prometió construir su muro fronterizo. Aprovechó las luchas económicas de la administración Biden y, en comparación, describió su propio mandato como una edad dorada, cuando los estadounidenses estaban seguros, prósperos y respetados.

Puede que a los demócratas no les guste escucharlo, pero el mensaje de Trump sigue siendo seductor para muchos estadounidenses que creen que el país está acosado por fronteras abiertas, corrección política, vigilancia policial débil y maltrato por parte de aliados extranjeros. Un sistema democrático canaliza las frustraciones y creencias de amplios sectores de la sociedad hacia campañas políticas y administraciones. (No es que Trump haya demostrado que tenga mucho respeto por la voluntad de los votantes). Entonces, si bien los métodos de Trump suelen ser autoritarios e indignantes, no está operando en un vacío político. Su fortaleza como candidato es que sintió una profunda desilusión con el sistema político en 2016 que lo llevó al poder. Ahora está probando una fórmula similar.

Algunos críticos liberales de los medios todavía se quejan de que un expresidente reciba tanta cobertura, años antes de las elecciones de 2024, y que la atención solo impulsa a Trump. Pero si bien está vetado de Twitter y ha estado mayormente confinado a los medios conservadores durante los últimos 18 meses, el pulso del trumpismo late con fuerza en el corazón del país. Los bosques de pancartas de Trump 2020 y Trump 2024 fuera de las principales ciudades pueden ser un signo anecdótico de fortaleza, pero son omnipresentes y una señal de que él llega a algunos votantes como ningún otro político.

Y en poco tiempo, los demócratas y el pequeño pero valiente grupo de republicanos anti-Trump tendrán que enfrentarse directamente al expresidente. Biden parece haber reconocido esto ya dados sus propios ataques estridentes contra Trump en los últimos dos días.

Una segunda administración de Trump sería más extrema

El discurso de Trump el martes fue una señal inequívoca de que está en camino de regresar, se toma muy en serio su intento de recuperar el poder y usaría cualquier medio a su disposición para hacerlo realidad.

Esta vez, la campaña de Trump se llevaría a cabo con pleno conocimiento de sus impulsos autoritarios y su voluntad de usar la violencia: el 6 de enero de 2021. Una segunda presidencia de Trump haría que la primera pareciera convencional y tranquila. El expresidente, por ejemplo, pidió el martes que los estadounidenses sin hogar sean transportados desde los centros de las ciudades y llevados a campamentos de tiendas de campaña. Se burló de los atletas trans y dijo que los presidentes deberían poder enviar tropas de la Guardia Nacional a los estados demócratas donde los gobernadores no luchan contra los delitos violentos. Pidió juicios rápidos para los traficantes de drogas para acelerar las ejecuciones rápidas y exigió el regreso de las políticas de «detener y registrar» en las ciudades que los críticos denunciaron como racismo institucionalizado.

«Nuestro país es ahora un pozo negro de delincuencia», dijo el expresidente, pintando una visión de un país rehén de «lunáticos drogados» y «sádicos». Prometió purgar el sistema educativo y despedir a los burócratas «rebeldes» que restringieron sus impulsos más salvajes la primera vez.

En resumen, Trump abogaba por una presidencia todopoderosa que pisotearía las barandillas de la ley y la Constitución y el poder electo de los gobernadores. En otras palabras, una administración que sería aún más aberrante y autoritaria que la primera.

A diferencia de muchos de sus discursos de campaña, Trump no dedicó toda su aparición a fomentar mentiras sobre su derrota en las elecciones de 2020. Pero encendió a la multitud con afirmaciones de que ganó dos elecciones, no una. Este argumento parece ser efectivo entre sus votantes más fervientes, según una nueva encuesta de CNN/SSRS publicada el martes. El 66% de los republicanos dijo que la victoria electoral de Biden en 2020 no fue legítima. Aún así, la insistencia continua de Trump en 2020 puede no ser un argumento ganador con un electorado más amplio. Alrededor del 69% de los encuestados, un nuevo máximo en las encuestas de CNN, rechazan la falsedad de que las elecciones de 2020 fueron robadas.

El discurso de Trump el martes no fue el exuberante tour de force de sus mítines. También careció de la comedia escandalosa de sus eventos en su primera campaña que no siempre se vio en la televisión, pero fue vital para convencer a los seguidores de que estaban en la mejor fiesta de sus vidas con un anfitrión que se atrevía a decir todo lo que la sociedad educada desdeñaba. El martes, el monótono canto fúnebre de Trump resumió su propia amargura y sus siniestros argumentos. Quizás el aspecto más inquietante de la apariencia de Trump, dado lo que sabemos sobre los pasos que tomó para aferrarse al poder en 2020, fue su uso de tropos autoritarios. Por ejemplo, se presentó a sí mismo como perseguido por las fuerzas de la ley, pero insistió en que soportó el sufrimiento para salvar al país.

«¿Quién ha pasado por algo así?», dijo Trump, criticando la investigación de Rusia, sus dos juicios políticos y la comisión del 6 de enero.

«Lo estoy haciendo por Estados Unidos. Y es un honor para mí hacerlo. Es un gran, gran honor para mí hacerlo. Porque si no lo hago, nuestra nación está condenada a convertirse en otra Venezuela o en otra Unión Soviética», dijo Trump, aprovechando la caja de herramientas de un demagogo clásico para hacerse pasar por un líder Superman que asume la carga de la gente.

El expresidente Donald Trump habla en una cumbre de la agenda del America First Policy Institute en Washington, el 26 de julio de 2022.

¿Lanzamiento de campaña rumbo al 2024?

El discurso de Trump del martes puede llegar a ser visto como el lanzamiento no oficial de su campaña presidencial. Dijo a los republicanos convencidos de que ganarán las elecciones intermedias en noviembre que necesitan ayuda en la Casa Blanca, y que llegará pronto.

Pero su marcha hacia la nominación republicana está lejos de estar asegurada. En la encuesta de CNN, el 55% de los votantes registrados republicanos y de tendencia republicana dijeron que no querían que Trump fuera el candidato de su partido en 2024. Sin embargo, el sistema de nominación del Partido Republicano significa que Trump no necesita el apoyo de la mayoría para asegurarse un lugar de la boleta del Partido Republicano en 2024. Un campo abierto como en 2016 podría balcanizar la oposición a él dentro de su partido.

Un candidato anti-Trump de consenso detrás del cual sus oponentes se unieran podría arruinar la campaña del expresidente. Pero eso requeriría que un contendiente importante muestre el tipo de coraje para enfrentarse a Trump que ha quedado pendiente desde la toma hostil del Partido Republicano por parte del exmagnate de los negocios en 2015.

El discurso de Trump el martes a veces pareció un intento de estrangular tales intentos antes de que realmente comiencen. Y también subrayó que el expresidente no solo no ha cambiado, sino que la próxima etapa de su evolución política será más oscura y potencialmente más peligrosa que la anterior.



Source link

Leave A Comment